30 junio 2020

LA FORTALEZA

Murallas inaccesibles defienden un mundo oculto; de hipocresías, materialismos, y banalidades, que no podrán entrar en el corazón de la ciudad fortaleza. No le interesa…con ojos permisivos, observan los ladrillos. El exterior, dejándolo ser.

Yo no saldré: tú debes entrar en mi, en mi jardín útero, donde crecen bellas flores. Algunas se marchitan; jamás volveré a olerlas, pero siempre estarán en mi. Esto me hace fuerte…me colaré por una de las grietas de tu muralla, hace frío aquí afuera. Juntos podremos rivalizar con la realidad, ya que es muy duro saber que la eternidad se carcajea estrepitosamente de nuestros pasos de niño que quiere aprender.

-Un círculo cerrado, ¿puede ser infinito?

-No lo sé.

Tan solo me importas tú. Con tus largos dedos llegas a cualquier recóndito lugar, sin importarte la oscuridad. Te representas de todas las formas; sin tiempo; ni espacio; ni porqué conocido. Pero ahí estas siendo. No llorare cuando te vayas, todo habrá sido…significando en la insignificancia, dejando una cicatriz a la realidad.

-Existencia

Miento, solo con mi silencio digo mi verdad a quien, sin tener oídos sabe escuchar, con los ojos cerrados. A quien consiga llevar su visión más lejos de las altas montañas que no dejan ver…

Quema mis palabras en la hoguera de San Juan y luego quema al santo en el fuego de mis palabras, para que el color del humo te indique que todo es como tu quieres que sea.

Ivan Caparrós

Categoría: Literatura, Colaboración | Comentarios desactivados en LA FORTALEZA
29 noviembre 2019

UNA NUEVA TRAVESÍA

Equipo de programa de radio Travesías.

Era un lugar inhóspito, una invitación a no adentrarse en él embargaba el corazón más resuelto. Sin embargo, había que hacer un programa, y según nos habían informado, allí se hallaba el santo grial de la radio. Debíamos visitarlo, para que bendijese nuestro ánimo, ahora que tanta falta le hacía. Desde las influencias caribeñas del pirata, las intervenciones jocosas de Félix.com, los debates a múltiples bandas, Alejandro el Grande, la música carroñera, que diga, cañera, el suave jazz acompasado del conductor Acín. Y últimamente las digresiones jordianas que sacaban de quicio a propios y extraños, eran, en suma, la madeja con la que se tejía la mortal tela con la que se capturaba el ánimo de los oyentes, que serían devorados por el singular caos de las voces metálicas del estudio.

Me complace pensar, que no existe el concepto de culpa en nosotros, por si fuésemos molestos al oído, que lo hiciéramos desde la más tierna ingenuidad. De hecho, ser positivo es una mezcla, de ingenuidad e ignorancia, y nosotros estábamos en posesión de grandes cantidades. Con ellas o sin ellas, sembrábamos los latifundios de la banalidad, exorcizando de malas yerbas los campos hertzianos. Y es que, al abrigo de nuestra onda, crece o brota, un vergel de nenúfares que flotan en el aire, regalándonos hojas de vívidos colores, un sinfín de olores, a gominola, a caramelo, etc… Al fin, una lluvia de serpentinas que se revuelven hasta posarse en nuestras broncíneas armaduras, caballeros de honor sincero, que cabalgan de nuevo.

Ya el estudio se prende, con la música de entrada, es una nueva travesía, la que ya está montada.


Jordi Casado

Categoría: Literatura, Colaboración, radio | Comentarios desactivados en UNA NUEVA TRAVESÍA